Boehringer Ingelheim Sudamerica22 July 2014

En términos médicos, el estreñimiento o constipación se diagnostica cuando una persona tiene menos de tres evacuaciones intestinales a la semana y las deposiciones son duras, secas y exigen un gran esfuerzo.

Los síntomas más conocidos son: evacuaciones intestinales difíciles y dolorosas, sentirse hinchado o tener dolores abdominales. Otros síntomas son un esfuerzo excesivo al momento de ir al baño o la sensación de no haber evacuado completamente.

Sin embargo, recordemos que cada cuerpo es diferente y lo que para uno es "normal", puede no serlo para otro. Así, las evacuaciones intestinales poco frecuentes, no indican que se necesite tratamiento.

Algunas personas saludable no requieren más de tres evacuaciones intestinales a la semana; otras, necesitan tres al día. Lo más importante es entender cómo funciona nuestro cuerpo y escuchar sus mensajes.

¿Por qué tratar el estreñimiento?

Una de las razones es acabar con las molestias del estreñimiento ocasional o persistente. Pero ignorar frecuentes episodios de estreñimiento también puede provocar problemas crónicos en nuestro sistema intestinal.

Si el estreñimiento se vuelve crónico, es importante consultar a un doctor. También debemos hablar con un médico si experimentamos algún cambio repentino en los hábitos de evacuación intestinal que persista por más de dos semanas.

Cada uno es diferente

El estreñimiento varía de acuerdo al tipo de persona y en muchos casos requiere de distintos tipos de tratamiento. Lo que puede funcionar en una ocasión puede que no funcione en otra, esto podría variar aún más de acuerdo a lo que esté ocurriendo en su vida en ese momento específico. Los cambios en la rutina, como los viajes o un nuevo trabajo, conjuntamente con sensaciones de estrés o ansiedad, pueden causar estreñimiento.

El consumo de alimentos altos en fibra o el tomar importantes cantidades de agua, han sido tradicionalmente asociados al alivio del estreñimiento, pero para muchas personas que sufren de este problema de una manera más persistente u ocasional, puede no ser suficiente.

Asimismo, el adoptar un estilo de vida saludable, que incluya una dieta balanceada, ejetrcicios diarios y una ingesta importante de líquidos, debería ser practicado por todos para evitar el estreñimiento.